Juegos de ordenador, consolas, tablets, y otras pantallas… ¿Cuál es el tiempo máximo diario que debe pasar un niño jugando, o con el tablet o el móvil?

11 enero, 2016

game-289470_640Esta pregunta es muy frecuente entre padres y madres cuando empiezan a ver que sus hijos pasan mucho tiempo entre pantallas de diferentes dispositivos (tv, ordenador, consolas de juegos, tablets, smartphones, etc.): ¿cuánto tiempo dejo que mi hijo/a juegue al día?, ¿Cuánto tiempo dejo a mi hijo/a pase con el móvil ?. La respuesta no es complicada, pero si que debemos tener en cuenta algunas consideraciones y ajustarla al caso concreto de cada familia.

Existen diversos estudios sobre estadísticas del tiempo que pasan los niños y jóvenes usando estos dispositivos. Se pueden citar varios: este que se cita en este artículo de la BBC, este de Simon Jary, uno de los periodistas de PC Advisor, y otros muchos que viene a confirmar el gran aumento de las horas al día que pasan los niños y jóvenes. Para hacernos una idea veamos los siguientes datos que reflejan estas estadísticas:

  • Niños de entre 5 y 16 emplean una media de 6.5 horas al día frente a pantallas (en 1995 eran 3 horas)
  • Chicos adolescentes (teenages boys) son los que más con una media de 8 horas.
  • Chicas de 8 años están una media de 3.5 horas al día.
  • Chicas adolescentes (teenaged girls) una media de 7.5 horas al día.

Lo que más hacen niños y jóvenes con las pantallas es jugar a Juegos, ver Youtube, escuchar música y usar las redes sociales y programas de mensajería tipo WhatsApp, Telegram o SnapChat.

En resumen trabajemos con la idea de que niños y jóvenes usan pantallas una media de 5 horas al día (dato que se usa frecuentemente hoy día) sin considerar las pantallas que se usan en el colegio o instituto y considerando que los fines de semana y en periodos vacacionales el tiempo libre es bastante mayor y, por tanto, más horas disponen para las pantallas.

Bien, pues este simple dato es ya del todo inapropiado, 5 horas diarias son demasiadas. No vamos a entrar en los perjuicios que puede ocasionar tanta prolongada exposición (como trastornos del sueño, cuadros de hiperactividad y déficit de atención, fracaso escolar, escasez de tiempo para otras actividades al aire libre, deportes, jugar con los hermanos y padres, etc., relaciones sociales, etc.), simplemente vamos a considerar patrones de actuación para afrontar y empezar a solucionar este problema.

Lo primero es también una llamada a la calma. Hoy día es normal que nuestros hijos pasen mucho más tiempo que antes frente a pantallas. Lo necesitan para estudiar, estar al día, relacionarse y comunicarse entre ellos, etc. Tampoco hay que ser alarmistas ni decir como dicen muchos padres: “mi hijo no toca el ordenador ni el móvil…”; eso hoy día es imposible, además de contraproducente.

Lo segundo es que no existe un número de horas exacto que responda a la pregunta de cuántas horas como máximo. Lo recomendable es que el tiempo que el niño emplea con el videojuego o con las pantallas no sobrepase, o incluso impida, el tiempo que el niño dedica a actividades en su vida real, es decir, fuera del ordenador y la consola. Por ejemplo jugando con sus amigos en el parque o con sus padres y hermanos/as, haciendo deporte, etc. Y que el tiempo frente a las pantallas no le impida su desarrollo personal y educativo según los patrones, costumbres y valores de cada familia.

La siguiente acción para afrontar este problema es la planificación.

La planificación es fundamental para diseñar y seguir unas pautas previamente acordadas entre el niño y sus padres y, a ser posible, de forma consensuada con el niño o la niña.

Para esta planificación puede venir muy bien una tabla/horario con las actividades del niño. La tabla tendrá que ser distinta en periodo escolar que en periodo vacacional donde existen muchas más horas libres y es donde el niño puede abusar más aun del tiempo frente a las pantallas. Por esto el siguiente esquema se refiere a periodo vacacional aunque para periodo lectivo la tabla puede ser análoga incluyendo las horas de clase y actividades.

tablaTareas

La idea es muy sencilla, se trata de dibujar en un papel una simple tabla con los días de la semana y algunos intervalos de horas para cada día como aparecen en la figura anterior. Los intervalos horarios están en la tabla en periodos de dos horas a partir de las 9 de la mañana, pero cada familia puede hacer su propia tabla con sus propios periodos de tiempo y horarios. No se trata tanto de planificar la hora y duración exacta de cada actividad como de hacer ver al niño que durante la semana debe dosificar las horas delante de la pantalla y programar otras actividades también interesantes para su desarrollo y su educación.

La segunda tabla de la figura (Frecuencia de Actividades) indica una serie de actividades (con sus siglas) que el niño deberá situar en los periodos horarios de cada día. Cada vez que una de estas actividades se inserte en la primera tabla, el niño tendrá que poner una X en la actividad correspondiente en la segunda tabla. De esta forma cualquiera puede ver rápidamente a qué actividad se dedica más tiempo y si hay alguna actividad que no esté planificada, o se le dedique demasiado tiempo o, en el otro extremo, demasiado poco tiempo. La lista de actividades debe confeccionarla cada familia según las preferencias y teniendo en cuenta que haya actividades al aire libre, deporte, tareas domésticas, etc.

Se trata de que el niño realice él mismo la tabla, esto es muy importante. Para ello dispondrá de todo el tiempo que necesite para reflexionar bien sobre sus actividades y cómo planificarlas, sin la presión de los padres que, posteriormente, supervisarán el resultado indicando al niño sus comentarios. El niño tranquilamente rellenará su tabla y empezará a cumplir, día a día, con ella. La primera semana será normal que haya algunos ajustes en la tabla pero, poco a poco, irá tomando su forma definitiva y, lo que es más importante, hará al niño valorar su tiempo y la dedicación a cada actividad sin que se pierda la perspectiva que da la planificación semanal.

Quedarán algunos huecos vacíos en la tabla. Serán usados para el tiempo libre que el niño debe tener para realizar otras actividades que no estén en la tabla. Aquí también juega una papel importante su imaginación. Por otro lado, todos los niños tienen derecho a aburrirse.

Las actividades indicadas son solo un ejemplo. Se pueden añadir o quitar las que se deseen a gusto de los niños y sus padres. Si el niño debe practicar con su instrumento musical ya que está aprendiendo a tocarlo, pues deberá añadirse dicha actividad. Lo mismo ocurre con otras actividades de ocio, educativas, etc.

Una visual de la tabla dará una idea de cómo va la progresión del niño. Y una vez realizada se puede utilizar para ir motivando al niño a que añada más cruces (horas) a unas y menos a otras actividades, quizá motivándolo de alguna manera que los padres consideren adecuada. Por dar alguna idea mencionando mi caso particular, a veces he fomentado la lectura u otras actividades educativas en mis hijos con algún tipo de regalo, viaje, excursión, o actividad que a los niños les encante. Tengo que reconocer que incluso alguna vez les he motivado con alguna pequeña cantidad de dinero que van necesitando para sus compras.

Planificar y organizar su propio tiempo es algo que a los niños les vendrá muy bien no solo durante sus vacaciones, es una excelente herramienta de organización para cualquier persona y les servirá para el futuro. Si los niños no planifican su tiempo, con esta actividad o con cualquier otra, pasarán enseguida los días, uno tras otro, y el niño seguirá pegado al videojuego, a la consola o al móvil, sin avanzar adecuadamente en su desarrollo realizando otras actividades.

Algunas reglas básicas adicionales:

  • Las pantallas justo antes de ir a dormir o en la propia cama causan trastornos en el sueño, dificultad de conciliación del sueño, etc. No es adecuado.
  • Los móviles y algunas aplicaciones pueden traer otras consecuencias
  • Debemos preocuparnos por los contenidos que ven nuestros hijos y por su seguridad en la red.

 

Extracto del libro Menores en La Red del autor de este Blog.

¡¡Difunde!! ¡fotocopia, lleva este artículo a tu aula y a los padres y madres que consideres pueda interesarle!

Muchas gracias y un saludo afectuoso,

Juan A. Romero del Castillo
Profesor del depto. de Informática de la Universidad de Córdoba, autor del libro: “Menores en La Red” publicado por la la editorial TOROMÍTICO y autor de los materiales educativos para la seguridad de los menores en la Red denominados “segurieduca”:

http://segurieduca.mundalia.org

@segurieduca

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.